Pan de molde (clásico)


          La mayoría de personas cuando les digo que me encanta el pan de molde, conociendo lo mucho que me gusta un buen pan, se quedan extrañadas... Sí! me encanta un buen pan de molde, eso sí, el pan de molde de verdad...el que no lleva aditivos, el que se hace en casita o en cualquier obrador en condiciones...
          Esta receta que os voy a dar es con levadura, no es ni con prefermento ni con masa madre, pero podéis hacerlo... Quedaría espectacular...uiui...me están entrando muchas ganitas...
          A lo que voy...que me enreo más que una persiana...
          Esta receta queda buenísima de sabor y tiene la cantidad justa de mantequilla. Siempre podéis variar...(yo siempre varío ...a veces la lío y a veces no...pero hay que arriesgarse!)

Os dejo la receta!

          Necesitaréis un molde rectangular de unos 20 cm de largo y unos 10 de ancho. Si el que tenéis es más grande, multiplica cada cantidad de la receta por 1.5. Una vez tengas la primera experiencia, sabrás perfectamente qué cantidades usar y qué moldes.

INGREDIENTES

  • 300 g Harina panificable (de mediana fuerza)
  • 85 g Agua
  • 85 g Leche
  • 30 g Mantequilla pomada (a temperatura ambiente)
  • 15 g Azúcar
  • 6 g Sal
  • 6 g Levadura fresca prensada o 3 g si es seca (podemos usar menos cantidad, la fermentación será más lenta, pero de una mayor calidad. Nuestro pan adquirirá mejores sabores)

ELABORACIÓN

  1. Mezclamos todos los ingredientes menos la mantequilla en un bol con ayuda de una cuchara. En el momento en que no podamos seguir mezclando, limpiamos los restos de la cuchara y metemos una de las manos para mezclar. Formamos una masa y la tapamos con papel film unos 20 minutos.
  2. Bajamos la masa a la mesa de trabajo y le incorporamos la mantequilla. En principio nos costará un poco mezclarlo todo, y parecerá que es tarea imposible...pero no...sigue luchando con ella, lo conseguirás... Verás que poco a poco la masa por sí misma despegará la masa pegada en la mesa. 
  3. Hacemos una bola y la metemos en un bol untado en aceite y tapamos con film. Dejamos que repose durante unos 10-15 minutos. 
  4. Extendemos nuestra masa sobre la mesa con ayuda de los dedos en forma rectangular (más corto que el molde que vamos a usar). Podéis usar un poco de aceite o harina para poder manejarla bien.
  5. Enrollamos la masa y nos aseguramos que quede bien unida.
  6. Metemos nuestra masa en el molde untado con mantequilla o aceite y dejamos que duplique su volumen. Debemos taparlo, ya que se nos puede secar la superficie.
  7. Observa el tiempo en el que leva y la temperatura que hace...todo dependerá de la cantidad de levadura y de la temperatura... Es importante que anotemos lo que observemos, así para la próxima vez lo tendremos más fácil.
  8. Mientras tanto, precalienta el horno a 220ªC.
  9. Pintamos nuestro pan con leche y azúcar y metemos a hornear. A los 10 minutos bajamos la temperatura a 200ªC.
  10. Pasados 20 minutos lo sacamos, desmoldamos, y lo volvemos a meter 5 minutos más a 220ºC sobre una rejilla para que dore por toda su superficie y adquiera un color dorado más uniforme.
  11. Enriamos y ...devoramos!!
          Recordemos que este pan dura solo uno dos días con buena textura... Si lo cortamos en rodajas y lo congelamos podemos disfrutar de él siempre que queramos...
Si tienes amasadora, no dudes en usarla, se te hará mucho más fácil para manejar la masa... Yo en cambio...amo llenarme de harina y masa hasta los codos!

Comentarios

Entradas populares